martes, 8 de octubre de 2019

La invasión bárbara que no fué.

De manera inesperada un grupo de bárbaros se presentaron en las fronteras de Lady Hinotori, ella llamó rápidamente a sus campesinos para que tomaran las armas frente a este temible enemigo.


Los bárbaros invasores no pensaron mucho de esos pobres campesinos mal alimentados que tomaban una lanza o un arco así que avanzaron de manera descuidada.El dragón que los acompañaba los llenaba de confianza, esa sería su perdición.

Los pobres campesinos disparaban desesperadamente a las lineas enemigas sin mucho efecto, sin embargo, la maquina de artillería que recibieron de los extranjeros recién llegados a sus tierras resultó ser muy útil contra la bestia enemiga.

Lento pero seguro los campesinos iban reduciendo la confianza del enemigo, aunque no causaban bajas, ellos veian la confianza del enemigo ir bajando lentamente. La bestia barbará avanzo confiada contra las líneas enemigas pero fue detenida con una formación de arqueros y arquebuseros que aterrorizados hacían lo que podían para detener a la bestia venida del infierno.

La bestia comenzó a temer las ráfagas enemigas aunque no causaban daño, justo cuando estaba lista para atacar, una flecha enorme de la artillería enemiga causo que la bestia sintiera miedo de ser lastimada. El comandante bárbaro reconociendo el daño que causaban los arqueros a su bestia concentró el fuego de su catapulta en las formaciones enemigas. destruyendo por completo una formación de arqueros y reduciendo a la mitad una formación de aquebuseros.

Los guerreros de Lady Hinotori sabían que su oportunidad comenzaba a disiparse, así que cargaron contra la bestía que seguía aturdida. Siendo reducidos a la mitad de sus fuerzas pero causando pánico en la bestia que comenzó a huir desesperadamente.
Por fin el fuego de los campesinos se concentró en los guerreros que ahora temían seguir avanzando después de ver a su bestia amaestrada dejarlos a su suerte.

Lady Hinotori aprovechó la confusión de la huida de la bestia para avanzar rápidamente y cargar contra la catapulta antes de que destruyera por completo a sus guerreros.
Los barbaros estaban vencidos, ellos lo sabían, el campeon de los invasores destruyó una formación completa de lanceros en un ataque de furia antes de huir.

Los campesinos habían triunfado, sus tierras y su tocino no sería aprovechado por extranjeros éste día.










No hay comentarios:

Publicar un comentario